martes, 6 de agosto de 2013

Buque Corsario SMS “Möwe”


Buques Corsarios Alemanes
Durante la I Guerra Mundial


 
SMS “Möwe” (Gaviota)

El SMS “Möwe” fue un mercante corsario de la Marina Imperial alemana que operaba contra barcos aliados durante la Primera Guerra Mundial.

         ESPECIFICACIONES TECNICAS
 
·         País de origen: Alemania Imperial.
·         Inicio de servicio: 1915
·         Tripulación: 235
·         Largo: 123,7 metros
·         Manga: 14,42 metros
·         Calado: 7.16 metros
·         Desplazamiento: 9.800 toneladas (4.788 GRT)
·         Propulsión: 1 motor de 3 cilindros triple expansión x 5 calderas x 3.200 HP
·         Velocidad: 13 nudos.
·         Rango: 8.700 millas náuticas a 12 nudos

Llevó a cabo dos campañas de asalto, superando así el bloqueo británico dos veces.
 
Camuflado como un buque de carga neutral le permitía acercarse a los objetivos, el “Möwe” fue eficaz en el  Commerce raiding (1), hundiendo varios barcos en el curso de la guerra.


EL COMIENZO

El Almirante alemán Hugo von Pohl, había decidido que "la guerra submarina sin restricciones" era el camino a seguir, pero sólo 23 U-boats estaban operativos, no había suficientes submarinos para tener el efecto deseado entre los barcos británicos.
 
Almirante Hugo von Pohl

En octubre de 1915, un oficial relativamente menor, Leutnant zur See (Subteniente) Theodor Wolff, había escrito un artículo en el que sugería que la Marina debe mirar hacia el uso de cargueros anónimos, que pueda equiparse con una carbonera adicional para aumentar su rango, que tendría que tener una velocidad suficiente para ser capaz de superar a los cargueros británicos relativamente lentos que formaron el núcleo de la Marina Mercante Británica.

Añadir a estas naves, armas adecuadas, tubos lanzatorpedos, una capacidad para transportar minas, entonces así, el personal naval alemán tendría rápidamente un potente Corsario armado a su disposición.

Al Almirante Pohl, es persuadido nuevamente para probar este concepto de buques mercantes armados.

El Capitán de Corbeta Nikolaus Burggraf Graf zu Dohna-Schlodien fue elegido para probar esta teoría, y se le ordenó buscar un buque apto para ser incorporado como un minador.

Pero Dohna-Schlodien era ambicioso, quería mucho más, convenció a sus superiores que cuando encontrara un barco adecuado, debería ser completado en un rol de “Commerce Raider”, y no sólo para la  tarea de colocar minas.

Dohna-Schlodien fue a buscar su nave, con esta lista de criterios:

1. No demasiado rápido para que el carbón se pudiera conservar.
2. Espacio suficiente para hacer frente a una gran carga de minas.
3. Cubiertas suficientemente fuertes para soportar el retroceso y el peso de las armas de 150 mm.
4. Una nueva nave sería ideal.
5. Suficientemente rápido como para superar a un carguero británico medio.

El capitán sin barco, comenzó su búsqueda a través de todos los puertos alemanes, Kiel, Emden, incluso fue a Rostock, dicho buque no parecía existir. Probó suerte en Hamburgo, y luego fue a visitar a Herr Ballin, que era el Director General de la Asociación de Navieros de ese puerto. Ballin escuchó pacientemente la lista de necesidades de la Comandancia, pero considero que el objetivo apuntaba demasiado alto, pero de repente se iluminó. "Yo sé de uno de estos buques, el “Pungo”, construido para transportar los plátanos de Camerún. Es totalmente nuevo, y dará 14 nudos."

Capitán de Corbeta Nikolaus Burggraf
Graf zu Dohna-Schlodien

Dohna-Schlodien rápidamente obtuvo un conjunto de planos del “Pungo”, y se apresuró a regresar a Wilhelmshaven, reclutando a dos especialistas en ingeniería, y trasladándose a Bremen.

El barco parecía ser ideal, la planta de refrigeración adicional destinado para el comercio del banano era una ventaja que permitía una carga de provisiones extras y conservadas.


El carguero “Pungo” construido por el astillero Tecklenborg en Geestemünde, fue lanzado en 1914 y operado por la Afrikanische Fruchtkompanie de F. Laeisz de Hamburgo. Inicio su carrera sin incidentes transportando cargas de plátanos de la colonia alemana de Camerún a Alemania

Pero la adquisición del “Pungo” tomó más tiempo que su capitán provisional había previsto, por fin se le ordenó tomar posesión para la Marina Imperial Alemana. Su conversión tuvo lugar en el astillero Imperial en Wilhelmshaven, en el otoño de 1915, y entró en servicio el 1 de noviembre de ese año.

Se le instalaron 4 cañones de 150 mm (tomado de un antiguo buque de guerra) los que fueron instalados en la proa de la nave, y un cañón de 105 mm alojado tras un artilugio en dirección a la popa con un arco de disparo de 180 grados. Se agrego un tubo de torpedos en cada lado a popa del palo mayor, más dos tubos justo antes del palo mayor, y, por último, 500 minas fueron cargadas a bordo.

Durante este equipamiento, el buque fue designado HD 10 o Hilfsdampter 10, en realidad significa vapor auxiliar 10, en un intento de ocultar el verdadero papel destinado a este buque.


Entre noviembre y diciembre de 1915, el Möwe” es sometido a sufrir sacudidas como un crucero. Este es el momento de que todas las armas de artillería, torpedos, y las máquinas se prueban a fondo, todos los ejercicios se llevan a cabo, una y otra vez, hasta que los hombres y las máquinas y todos las armas ofensivas se integran en una unidad de combate eficaz. El Capitán del Möwe”  empujó a su equipo hasta el límite en todos sus programas de entrenamiento, fue un caso de  práctica, la propia supervivencia de la nave y su tripulación dependía tanto de las capacidades individuales y colectivas de todos, de su capitán hasta el más humilde marinero y la calificación de la sala de maquinas.

El Möwe” ahora regresó a Kiel para el Día de Navidad.

El Almirante Gustav Bachmann comandante de la Estación Naval Kiel, inspeccionó el barco más nuevo de su mando, tras lo cual declaró que estaba "listo para el mar en todos los aspectos."

 

PRIMER CRUCERO DEL “MÖWE”

El 26 de diciembre de 1915, a las 17:00 horas el “Möwe” se pone en marcha, anclando al día siguiente, en una pequeña bahía en la desembocadura del río Elba. Partes de la pintura fue cambiada, la nave blanca con la chimenea color amarillo oro, ahora era un carguero pintado de negro, esperando quizás no llamar la atención.

El Corsario (Raider) se convirtió en el “Segoland”, con su puerto de origen en Goteborg, Suecia, los papeles falsos indicaban que llevaba una carga general de Rotterdam a Bergen.

A última hora de la tarde del día 27 el submarino U-69 llegó para escoltar al “Möwe” en su fondeadero, y en mar abierto. Un temporal mantuvo el barco anclado el día 28. El gran oleaje que golpeo a la nave hizo estragos en la nueva pintura negra y la eliminación de gran parte de ella, tanto es así que la operación de pintado fue necesario repetirla.

 
A las 05:00 a.m. del 30 de diciembre, el “Möwe” levo anclas, su submarino navegando de escolta a unos 40 kilómetros por delante aseguraba un camino claro a lo largo del curso a seguir.

Un vendaval de fuerza 8 había acompaño al Corsario en marcha al bloqueo británico que estaba fuera de la bahía de Helogoland, en el Mar del Norte. En Stravanger (Noruega) fija un curso libre hacia las Islas Shetland.

El “Möwe” comenzó sus operaciones con la colocación de minas al este de Cape Wrath, la posición del buque se fija mediante el Cape Wrath y el haz de luz del faro Sule Skerry, este campo estaba cerca de la gran Base Naval de Scapa Flow.

Se instalaron 250 minas, lo que equivalía casi a la mitad de la carga total “Möwe”, todas en una posición que pudieran resultar una amenaza para los barcos que se acercaban al estrecho de  Pentland Firth desde el oeste. Esto se completó en condiciones climáticas severas. Unos días más tarde, el 6 de enero de 1917, el  acorazado HMS “King Edward VII” golpeó una de las minas en la zona de Cape Wrath, la explosión fue bajo la sala de máquinas de estribor. A pesar de los intentos de remolcarlo por el buque minador “Princess Melita” y el destructor “Kempenfelt” estos fallaron y después de cerca de cinco horas el barco fue abandonado, aunque tardo cuatro horas más en hundirse.
 
Acorazado HMS "King Edward VII"


 Posteriormente el “Möwe” se trasladó de la costa oeste de Irlanda a Francia. Allí instalo otro campo de minas fuera del estuario de la Gironda, donde se hundieron otros dos barcos.

El 10 de enero, el vapor español “Bayo”, y sólo dos días después, un segundo buque español, el “Bélgica”, son alcanzados por este campo de minas.

El 11 de enero, aproximadamente a las 10:00 horas de la mañana, un humo fue avistado por el puesto de observación de estribor cuando el Corsario estaba bien al oeste del Cape Finistere, pero hubo que esperar hasta  las 16:00 horas antes de que el “Möwe” comenzara lentamente a visualizar la nave. Pero ahora, una segunda gran cantidad de humo se hizo visible, mucho más cerca del lado de babor, por lo que el “Möwe” se volvió hacia la nave, y le preguntó por señales su nombre, era el “Farringford”, un barco de 3.146 toneladas en itinerario hacia el Reino Unido con un cargamento de mineral de cobre.

El Corsario, ahora izó la bandera de batalla alemana al tope y disparó una ronda de tiros a la proa de su objetivo. El Capitán Dohna Scholdien, ordena al capitán Frederick Foley del “Farringford” de abandonar el barco y su tripulación fueron trasladados al “Möwe”, quien luego procedió a hundir este barco con disparos.
 
El primer barco avistado por el humo mantiene su curso, y el “Möwe” por fin comenzó a ponerse a su alcance. Resultó ser otro carguero británico, de 3.687 toneladas, el “Corbridge”, cargado de carbón de Cardiff para Brasil. Un proyectil logro el efecto deseado, y el “Corbridge” se detuvo, el grupo de abordaje alemán informó del hallazgo de carbón de calidad, y, en lugar de hundir este barco, fue enviado a un encuentro predeterminado, de modo que en “Möwe” a su debido tiempo podría valerse de esta carga especial.

Otro barco de transporte de carbón, el “Dromonby”, de 3.627 toneladas fue detenido el 13 de enero. Este carbón estaba destinado al Escuadrón de Cruceros Británicos para operar frente a Sudamérica. La tripulación fue llevada a bordo del “Möwe” y echado a pique.

Ahora otra nave apareció, era el carguero británico “Author”, de 3.496 toneladas, con carga general.

Red Ensign
 

 
Como el “Möwe” había estado enarbolando la “Red Ensign” (bandera inglesa), el capitán del “Author” considero simplemente un encuentro casual de dos buques en alta mar y estaba muy sorprendido cuando el alemán se aproximo a su lado, izó su verdadera bandera, y preparo su armamento, la sorpresa era a menudo un elemento vital en el arsenal del “Möwe”.

Los 58 tripulantes pronto se trasladaron al “Möwe”, una combinación de cargas y la apertura de las válvulas para lastre dispuestos en esta nave la llevaron a hundirse.

Otro barco apareció de inmediato, esta fue la llegada del carguero “Trader of London” de 3.608 toneladas, con una carga de caña de azúcar de las Indias Occidentales destinado a Liverpool. Quien con su acostumbrada rutina abrieron las válvulas enviando a otro buque británico en el fondo del Océano Atlántico.

El “Möwe” efectivamente había tenido un día ocupado y rentable, el 13 de enero es la suerte de este Raider, pero igual de mala suerte para sus tres víctimas.

El 15 de enero, un barco más grande de 7.781 toneladas fue detenido a unos 135 kilómetros al este de la Isla Madeira, este barco de pasajeros ingles el “Appam”, había transmitido señales de socorro al ser atacado, y  el “Möwe” había intentado interferir estas transmisiones, ya que estaba consciente de que la Royal Navy tenía una gran fuerza de buques que cubrían esta importante ruta comercial.
 
"Appam"
 

Además de los pasajeros, el “Appam” llevaba una carga general de alrededor de 3.000 toneladas que incluían el correo, granos de cacao, maíz, semilla de algodón, aceite de palma, estaño y dieciséis cajas de oro. También en la bodega de carga transportaban a una hembra de leopardo llamada Pompey.

Este último “Prize” (premio o botín) contaba con 150 pasajeros a bordo, entre ellos el gobernador de Sierra Leona, y el Administrador de Nigeria, algunos ciudadanos alemanes que también estaban en el barco en su camino a Inglaterra para el internamiento durante el tiempo de la guerra.

Esta nueva captura les proporciono una solución a las 158 personas que el “Möwe” llevaba, coloco una tripulación de presa en el “Appam”, y transfirió a todos los prisioneros de guerra con ella. El “Möwe” ahora navegó hacia el sur con el “Appam” siguiendo su estela, pasando por Madeira y las Islas Canarias.

El “Ariadna”, un buque de 3.055 toneladas de Londres, lleno con grano hasta la línea de plimsoll (máximo calado) es detenido, esta vez un torpedo se utilizó por primera vez, y disparos de cañón aceleraron su final.

"HUMO", informó uno de los vigías del Corsario, era el 16 de enero, y los dos barcos estaban aproximadamente 120 kilómetros al sur oeste de Madeira, el “Appam” recibió la orden de esperar mientras el “Möwe” fue a investigar.

Cuando el humo se había convertido en un barco bastante grande, ya estaba oscuro debido que en los trópicos los cambios de día a noche ocurren con gran rapidez.
 
Utilizando una lámpara de señales, el “Möwe” preguntó el barco a oscuras su nombre "usted nos dice su primer nombre y su destino", señaló el extranjero en respuesta.

El Capitán del “Möwe” respondió rápidamente: "Author navegando de Liverpool a Natal." En la oscuridad el Corsario se parecía bastante al “Author”, que había sido hundido recientemente. La nave misteriosa ahora dijo llamarse “Clan Mactavish”, un miembro de la “Clan Line”, un buque de 5.816 toneladas de regresando de Wellington Nueva Zelanda a Londres.
Ambos barcos estaban cerca uno del otro, cuando el Corsario alemán indica su verdadera identidad, y ordenó a la nave parar. Su capitán trató de escapar, y ahora utiliza su transmisor inalámbrico para enviar una señal de socorro.


El “Möwe” abrió fuego, y la única arma montada en la popa del “Clan Mactavish” respondió, pero demasiado tarde, y 18 miembros de la tripulación murieron y otros 5 quedaron heridos a bordo del barco británico.
La tripulación sobreviviente es llevada a bordo del “Möwe” y el barco británico hundido rápidamente. Era obligatorio para Dohna-Schlodien mover su nave en la medida de lo posible a partir de esta escena de batalla antes de que los buques de la Royal Navy llegaran buscándolo.
De hecho, las señales de socorro del “Clan Mactavish” habían sido interceptadas y leídas en la sala de comunicaciones del crucero británico HMS “Essex”, pero por alguna razón inexplicable, el telegrafista toma este mensaje, pero no se lo pasa a sus superiores. El “Essex” estaba a sólo 120 kilómetros al sur, y otro crucero británico HMS “King Alfred”, estaba casi  a la misma distancia al norte.

HMS "King Alfred"

El Capitán del “Möwe” eligió el camino correcto hacia el oeste, y así evitar cualquier posibilidad de ser descubierto.
El “Möwe” y “Appam” se reunieron de nuevo, pero ahora era el momento de partir, permanecer juntos traía peligros, y sería probable que despertara la curiosidad de cualquier capitán de un buque de guerra británico. El Teniente Hans Berg se lleva la tripulación de presa, con la orden de zarpar en su nuevo mando a un puerto neutral, en la costa este de los Estados Unido. En las primeras horas del 1 de febrero de 1916 el “Appam” zarpo hacia Hampton Roads, Virginia. Iban a bordo 451 personas, compuesto por 155 miembros de la tripulación y 116 pasajeros, 20 civiles alemanes, 138 marinos rescatados, y 22 tripulantes británicos. Llegó a Newport News el 16 de febrero.
Ahora, el Almirantazgo británico fue alertado del hecho de que un buque mercante armado alemán rondaba por el Atlántico Sur, pero el “Möwe” se alejó hacia la desembocadura del río Amazonas hasta encontrarse con el “Corbridge”, que lo esperaba con el suministro de carbón para reponer las carboneras casi vacías.

En el 20 de enero, la barca de tres palos “Edinburgh” de 1.473 toneladas, con 2.000 toneladas de harina de arroz fue capturada, su tripulación retirada y la nave hundida.

En otra semana el “Corbridge”, estuvo traspasando carbón por espacio de tres días a las carboneras del Raider, y después de haber cumplido su papel de suministrar carbón, y de haber sobrevivido a su utilidad, ahora era hundido.

El “Möwe” nuevamente se trasladó a las vías marítimas, y el 04 de febrero se encontró al “Luxembourg”, un carguero belga de 4,322 toneladas, que llevaba 6.000 toneladas de carbón de Buenos Aires, con destino a una vía férrea propiedad británica en la Argentina, que pronto fue hundido.
Dos días más tarde, se encuentra con el carguero “Flamenco” , de 4.629 toneladas, que utilizó su transmisor inalámbrico, el que a su vez fue bloqueado por una transmisión del  “Möwe” , y la nave pronto encontró su camino hacia el fondo del océano.
Se supo que el día antes de la captura del “Flamenco”, había sido detenido por el HMS “Glasgow”, y advertido de que un Raider estaba operando en esta área.
HMS "Glasgow"

Para estar seguro, el “Möwe” decidió abandonar la escena, y puso rumbo a las Islas Canarias. En la noche del 8 de febrero, un minador británico el “Westburn” fue capturado, estaba en camino de Cardiff a Buenos Aires, con una carga de carbón de Gales. Una tripulación de presa además de todos los presos que el “Möwe” había recogido con tanta frecuencia, fueron enviados a través de esta última adquisición y transportados a Santa Cruz, donde fueron puestos en libertad.
Pero, fuera del puerto, el crucero mercante armado HMS “Sutlej” esperó pacientemente, así, para evitar su captura, el “Westburn” fue echado a pique.
 
HMS "Sutlej"
 
El 9 de febrero, a unos 80 kilómetros al noreste del sitio de captura del “Westburn”, el  “Möwe” detuvo otra nave, era el “Horacio”, de 3.338 toneladas, pero no transportaba nada de interés para el Raider o Alemania, dada esta situación, no pasó mucho tiempo antes de que fuera este su último viaje, yéndose también al fondo.
 
Era evidente que la Royal Navy había recuperado el control del Atlántico Sur, sus naves estaban en rigor buscando encontrar al “Möwe”, su capitán pensó que era hora de retirarse de la zona, y emprender el regreso a casa.

En su camino hacia el norte, el “Möwe” encontró la zona absolutamente vacía, nada fuera de África, nada a la vista de las Canarias, y aún nada en la costa española.

No fue sino hasta el día 23 de febrero que esta sequía se rompió finalmente, un barco fue avistado, y resultó ser el buque francés, “Maroni”, 3.109 toneladas, navegando a Nueva York desde Burdeos. Se retiro su tripulación, entonces, usando explosivos y armas de fuego, fue hundido.

El operador de la radio despertó a su capitán el 25 de febrero, con un mensaje del Kaiser, indicando que había sido galardonado con la Cruz de Hierro de primera clase, además de que tenía a su disposición más de 50 Cruces de Hierro de segunda clase, para distribuir entre sus marineros a su antojo.

Como para celebrar este día tan especial, a 600 kilómetros al oeste del faro Fastnet, el “Saxon Prince”, de 3.471 toneladas, fue sorprendido, su destino era de Londres a Norfolk Virginia, con un cargamento mixto que se encontró en la inspección de la nave. La carga incluía algodón, pólvora, que no tiene otro propósito que el que se utiliza en la fabricación de explosivos, en gran medida producto usado en la guerra. El barco fue prontamente hundido, por lo que el número de captura, llego a 15.
 
El “Möwe” ahora procedió al sur de Islandia, al norte de las Islas Faroes, y, en el último día del mes de febrero, que pasó a ser un año bisiesto, por lo que fue el 29 de febrero, alteró el curso hacia el sur este hacia la costa de Noruega y del hogar.

Al día siguiente, la costa de Noruega estaba a la vista, ahora la emoción se acumula dentro de todos los miembros de la tripulación, por fin, parecía que lograrían regresar a su puerto de origen.

El 3 de marzo se pusieron en marcha de Skagerrak, una escolta alemana se reunió con el Raider al día siguiente en la isla de Amrum. El 4 de marzo de 1916, arriban al puerto de Wilhelmshaven informando que habían regresado sanos y salvos trayendo consigo a los prisioneros de los buques capturados o destruidos.
 




SEGUNDO CRUCERO DEL  “MÖWE”  

Nicholas Graf zu Dohna-Schlodien también fue promovido a Fregattenkapitan (Capitán de Fragata).

Mientras el “Möwe” estaba en Alemania, se hicieron diferentes cambios en su aspecto para diferenciarlo del primer crucero.

La chimenea se bajo y se hizo más amplia, dos grandes plumas (grúas) de popa fueron removidas, su casco se relleno para ocultar los tubos de torpedos, dando a este una apariencia recta y continua, y los dos mástiles fueron enderezados.
 
Reconvertido como “Vineta II”
En un esfuerzo por mantener la seguridad, el “Möwe” fue rebautizado como “Vineta”, un mercante noruego. Con esta nueva apariencia se ​​dispuso de una serie de cruceros cortos entre  Kattegat y Skagerrak durante el verano de 1916 para atacar el envío aliado frente a las costas de Noruega, regresando posteriormente a su propio nombre.
 

HMS "Vineta I" en las costas americanas

 
Nuevamente como Corsario
El 22 de noviembre de 1916, estaban listos para zarpar de Whilhelmhaven, y a las 16:00 p.m. el “Möwe” volvió a girar sus hélices comenzando su segundo crucero, para ser seguido por dos Corsarios más en los próximos meses, el “Wolf” y el ”Seeadler”.

La nave se deslizó hacia el norte a lo largo de la costa noruega, con la llegada del mal tiempo que ayuda a la fuga, establece un curso oeste para pasar al norte de las islas Shetland, dentro de los cuatro días siguientes, había evitado el bloqueo británico, y el “Möwe” una vez más libre en el Océano Atlántico Norte.

El 2 de diciembre, el barco británico “Voltaire” de 8.618 toneladas de registro bruto fue capturado, estaba navegando con destino a Estados Unidos, su tripulación de 90 hombres fueron retirados, y el barco fue hundido. Un buen comienzo para el nuevo crucero de Corsario.

El 4 de diciembre, el carguero “Samland”, de 9.748 toneladas, fue encontrado con una carga de carne refrigerada para el pueblo belga. Este barco era parte de un esfuerzo internacional para aliviar las dificultades económicas en los territorios capturados, y el gobierno alemán había aceptado este plan, por lo que el capitán del  “Möwe” no tenía otra alternativa que permitir al “Samland” continuar su viaje sin obstáculos.

Al día siguiente, el barco noruego “Hallbjorg” fue detenido, aunque estrictamente era un buque de propiedad de un país neutral, entre su cargamento habían tuberías de acero procedentes de Gran Bretaña, y Dohna-Schlodien cree que estos tubos era una carga básica, destinada a convertirse en cañones y el barco fue hundido.

El 6 de diciembre de 1916, el “Möwe”  se encuentra al carguero de 9.792 toneladas de registro bruto, el SS “Temple Mount”, al mando del capitán Sargent de la empresa canadiense Pacific Steamship, que había zarpado de Halifax Canadá a Liverpool vía Brest Francia.

SS "Temple Mount"


Cuando se le indico detenerse, el capitán del “Temple Mount” se negó, fue sometido a un bombardeo, matando a tres tripulantes, esa acción causó el barco se detuviera y ser abordado. Sus documentos revelaron que el barco había sido construido por Armstrong Whitworth and Company Ltd. en Newcastle on Tyne en el año 1901.

La carga del “Mount Temple” incluía material de guerra de 700 caballos con destino a la Fuerza Expedicionaria canadiense en Francia, 6.250 toneladas de mercaderías incluyendo 3.000 toneladas de maíz, 1.400 cajas de huevos. También transportaba 22 cajones de madera con fósiles de dinosaurios recogidos en los páramos de Red Deer River en Alberta, Canadá, por el antropólogo Charles Hazelius Sternberg destinados al Museo Británico de Historia Natural.
 
Charles Hazelius Sternberg
 


El cargamento en general, no tenía ningún interés para el capitán del “Möwe”, y con la apertura de sus válvulas de fondo más las cargas explosivas al barco fue hundido cerca de 620 millas náuticas al oeste de Fastnet, Irlanda.

SS "Temple Mount"
 

El capitán y la tripulación sobreviviente fueron transferidos al barco “Yarrowdale”, arribando a Swinemuende, Alemania el 31 de diciembre de 1916.

A pesar de una advertencia de radio sobre las actividades de un Corsario, que había sido emitida por la estación terrestre de Bermuda, Dohna-Schlodien sabía que si se quedaba en las inmediaciones de la ruta marítima principal, que une a Estados Unidos con Gran Bretaña, él ganaría cosechas fructíferas, y que estaba dispuesto a asumir el riesgo implícito.

El 11 de diciembre de 1916, el SS “Yarrowdale”, es capturado en el Océano Atlántico. El capitán Dohna Schlodien, quedo impresionado con el potencial del “Yarrowdale”  como buque corsario, y, en vez de hundirlo, se decidió enviarlo a Alemania con 400 prisioneros que mantenía a bordo, más un cargamento de 100 vehículos motorizados, carbón y algunos miles de toneladas de acero, una carga demasiado valiosa como para desecharla.

Después de sortear el bloqueo británico el “Yarrowdale” llego a Alemania y fue convertido en crucero auxiliar. El trabajo de conversión se realizo en los astilleros Kaiserliche Werft de Kiel. El barco fue equipado con cinco cañones de 150 mm, cuatro de 88 mm y dos tubos lanzatorpedos. Fue renombrado SS “Leopard” por la Armada Alemana, siendo hundido posteriormente.

SMS "Leopard"




El 12 de diciembre fue el turno de las SS “Georgic”   de la “Oceanic Steam Navigation Co. Ltd.”, capturado y hundido a 500 millas al ESE de  Cape Race, Península El Labrador, Canadá. Su carga consistía en 1.200 caballos que serian utilizados en el frente occidental, 9.500 toneladas de mercaderías que incluían 1.000 barriles de aceite lubricante, 98.000 fanegas (bushel) (2)  de trigo para alimento de animales, 4.040 fardos de algodón, 130 cajas de rifles y 36 carros armados.

El “Möwe” también capturo el 12 de diciembre de 1916 al SS “Saint Theodore” el que transportaba 7.000 toneladas de carbón con destino a los Estados Unidos. El 23 de diciembre de 1916, el “Möwe” nuevamente se encontró con el “Saint Theodore”  ya armado con dos cañones de 5,2 cm y un equipo de radiotelegrafía, ahora como buque auxiliar “Geier”.

Buque auxiliar "Geier"
 
El “Geier” opero en este rol durante seis semanas, hundiendo una pequeña goleta de tres palos, de 215 toneladas. Como el carbón a bordo del  “Geier” estaba casi agotado, el capitán Dohna Schlodien decidió que desde su captura, su éxito había sido limitado, que había demostrado ser útil como minador, pero ahora era el momento de prescindir de él y fue hundido el 14 de febrero de 1917 a 580 millas al NO de las islas de Cabo Verde, África.

La acción del 10 de marzo de 1917 fue el enfrentamiento entre el SMS “Möwe” y un buque de carga armado, el SS “Otaki” de la New Zealand Shipping Company. Aunque el “Otaki” fue hundido, el “Möwe” fue gravemente dañado.

Después de meses en el mar y regresando a Alemania, el SMS “Möwe”  se encuentra alrededor de las 02 a.m con el buque SS “Esmerelda” que navegaba al oeste de Baltimore. El “Esmerelda” se detuvo, su tripulación fue retirada y luego fue echado a pique con explosivos.

En ese momento, un segundo buque mercante, el SS “Otaki”, apareció en el horizonte. Era un buque de carga refrigerada de 7.420 toneladas bruto de la Nueva Zelanda Shipping Company que navegaba de Londres a Nueva York. Su defensa era un arma de 4.7 pulgadas montado en popa. Con un comandante de la Marina Real y dos artilleros.

SS "Otaki"
 
El “Otaki” llevaba un radiotransmisor y podría haber alertado a los británicos de la posición del “Möwe”. El capitán Dohna-Schlodien salió inmediatamente en su persecución, y cuando el “Möwe” se acercó aproximadamente a unos 2.000 metros, Dohna-Schlodien le señaló al “Otaki” detenerse. Su capitán, Archibald Bisset Smith, se negó a renunciar a su barco. Los alemanes dispararon tiros de advertencia los que fueron respondidos por el “Otaki”.

 Disparo tras disparo golpeó la Möwe a una distancia de 2.000 metros, los artilleros del “Otaki” dañaron al corsario antes de que los alemanes fueran capaces de disparar un tiro. Cuando el Möwe contesto el fuego, sus proyectiles de 150 milímetros fueron dirigidos con precisión. Varios proyectiles golpearon al Otaki, y después de una batalla que duró unos veinte minutos, se volcó y se hundió.
 
Dibujo que muestra el hundimiento del SS "Otaki"
El teniente Smith ordeno a su equipo abandonar el barco, pero él se quedó. Para el final de la acción, el crucero auxiliar alemán estaba en llamas, por lo que su equipo tuvo que apagar las llamas con carácter de prioridad. Cinco miembros de la tripulación y Smith se hundieron con el SS “Otaki”, los sobrevivientes fueron rescatados rápidamente por los alemanes. El daño obligó al corsario regresar rumbo a Alemania. En marzo de 1917 el “Möwe” nuevamente se manejo con éxito en el bloqueo británico, irónicamente, al mismo tiempo su “Prize” (3), ahora el crucero auxiliar SMS “Leopard”, fue acorralado y hundido por la misma fuerza de bloqueo. El  “Möwe” pudo regresar seguro a puerto el 22 de marzo de 1917.
 

Historia Final
A su regreso el “Möwe” fue sacado de servicio como corsario, siendo considerado demasiado valioso como herramienta de propaganda para estar en riesgo nuevamente. Sirvió en el Báltico como apoyo a los submarinos, antes de convertirse en el “Ostee”, un barco auxiliar instalador de minas submarinas. Después del Tratado de Versalles, 1920, se fue a Gran Bretaña, para ser operado por la compañía importadora frutícola Turner Brightman & Co. Londres; vendido a Elders and Fyffes; renombrado “Greenbriar”.En 1933 fue vendido a la compañía naviera alemana Deutsche Seeverkehrs y renombrado “Oldenburg”, sirvió entre Alemania y Noruega ocupada durante la Segunda Guerra Mundial.

El 7 de abril de 1945, fue atacado por un avión torpedero Bristol Beaufighters del Comando Costero en misión de reconocimiento, mientras se refugiaba en la costa de Noruega, cerca del pueblo costero de Vadheim en el condado de Sogn og Fjordane. Impactado por cohetes y ametrallado por fuego de cañón, se quemó y hundió.

 
Bristol Beaufighters
  
SMS "Mowe" hundiéndose en la costa Noruega

Fiordo donde fue hundido el SMS "Mowe"


viajes del Mowe

 
 
 Notas:

(1)    Commerce raiding. Ataque o asalto al comercio, es una forma de guerra naval utilizada para destruir o alterar la logística de un enemigo en el mar abierto, atacando su marina mercante en lugar de atacar a los a los barcos de guerra o aplicar un bloqueo en su contra

(2)    1 bushel = 27,21 kg.

(3)     Prize. “Premio” es un término utilizado en derecho marítimo para referirse a los equipos, vehículos, embarcaciones, y carga capturado en un conflicto armado. El uso más común de premio en este sentido es la captura de un barco enemigo y su carga como un botín de guerra. En el pasado, era común que a la fuerza de captura se le asignara una parte del valor del premio capturado. Algunas naciones a menudo concedían patentes de corso que les permitían capturar propiedad enemiga, comúnmente barcos. Una vez que el barco estaba asegurado en territorio amigo, sería objeto de un caso de premio, en donde una corte determinara el “in rem” (latin: la cosa) de la propiedad condenada y la manera que debería de distribuirse.

 

Textos consultados: Wikipedia. 
                                     Wreck Site. www.wrecksite.eu






 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada