jueves, 22 de agosto de 2013

Buque Corsario SMS "Wolf"


Buques Corsarios Alemanes
Durante la I Guerra Mundial
 


 
SMS “Wolf”. Anteriormente carguero “Wachtfels” de propiedad de la DDG HANSA, Compañía Alemana de Vapores Hansa (Deutsche Dampfschiffahrts-Gesellschaft Hansa.). En 1916 pasa a ser operado por la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana), para convertirse en un mercante corsario armado o crucero auxiliar en la Primera Guerra Mundial. Era el cuarto buque de la Armada Imperial que llevaba este nombre (y por lo tanto se refiere a menudo en Alemania como “Wolf IV”), tras dos cañoneras y otro crucero auxiliar que fue dado de baja sin ver acción.
El objetivo de la Real Armada Británica era vigilar y reprimir los puntos de salida y regreso de los buques de guerra alemanes los que muchas veces franquearon los corsarios alemanes al salir de su puerto de origen y luego volver a casa después de una larga y ardua travesía en sus incursiones. Uno de ellos, el “Wolf” eludió a las patrullas de la Royal Navy al salir de Alemania y luego logro hacerlo de nuevo navegando  a salvo de regreso a puerto.
 
     ESPECIFICACIONES TECNICAS
·         País de origen: Alemania.
·         Inicio de servicio: Bremen 1913
·         Tripulación: 347 (16 Oficiales, 331 entre marineros y personal de servicios generales).
·         Tripulación original como DS Wachtfels: 72
·         Largo: 127,74 metros
·         Manga: 17,17 metros
·         Calado: 7.80 metros
·         Desplazamiento: 5.809 toneladas (BRT)
·         Propulsión: 1 motor de vapor de 3 cilindros triple expansión  x 3 calderas de 2.800 PSI/78 rpm
·         Velocidad: 11 nudos. (Consignada por DDG Hansa: 10,5 nudos)
 
Descripción
Como buque corsario, el “Wolf” (lobo) estaba equipado con siete  cañones SK L/40 de 15 cm (5,9 pulgadas), tres cañones  de carga rápida de 5,2 cm (2,0 pulgadas) y varias armas de menor calibre, así como cuatro tubos lanzatorpedos de 50 cm. También transportaba 465 minas que se tiraban fuera de los puertos enemigos. Su comandante era el Capitán de Corbeta (Korvettenkapitän Kommandat) Karl August Nerger que había servido anteriormente en el crucero de “Stettin”. Estuvo al mando hasta su regreso a Kiel, Alemania, en febrero de 1918.

 
 
El “Wolf”  era un barco relativamente lento siendo su velocidad de apenas 11 nudos (20 km / h), pero tenía la ventaja, gracias a un deposito de carbón de 8.000 toneladas, quemando 35 toneladas diarias, de mantener una velocidad de crucero económica de 8 nudos con un rango increíble de 32.000 millas náuticas.
Otra de las ventajas incluía el camuflaje (falsa chimenea y mástiles, que podría ser levantado o bajado para cambiar su apariencia), los falsos costados mantenían las armas ocultas hasta el último momento.
 



El “Wolf” zarpo de Alemania, en un primer momento el 24 de noviembre 1916, pero se produjo un incendio en un depósito de carbón lo que obligó al barco regresar a Kiel. Tras un nuevo retraso, causado por la niebla, el “Wolf” inicia nuevamente su viaje en la tarde del 30 de noviembre, desde Kiel, escoltado por el SM U-66 al mando del Kapitanleutnant Thorwald von Bothmer desde Skagerrak hasta el Atlántico Norte, pasó al norte de Escocia. El 2 de diciembre escapa de las patrullas de la Royal Navy debido a una tormenta desatada en el Mar del Norte y giró hacia el sur hacia el Cabo de Buena Esperanza.
 
Capitán de Corbeta Karl August Nerger
 

 

 
Un hidroavión a bordo
El “Wolf” recibe en su cubierta  un hidroavión biplaza de reconocimiento. Este es un pequeño avión modelo Friedrichshafen FF.33e, impulsado por un motor de 6 cilindros en línea Benz Bz.III de 150 HP, un equipo radio transmisor en vez de armamento, y fue llamado "Wölfchen" (Lobo Pequeño) por la tripulación. Fue diseñado para proporcionar al capitán del “Wolf”  un horizonte más amplio para localizar a las posibles víctimas, por lo que podía poner su barco en una posición favorable para interceptar a los buques de carga enemigos. Dos pilotos, el Teniente Alexander Stein, y el Maestro de Vuelo Paul Fobeck fueron agregados a la tripulación del corsario.
 
Tipo de hidroavión embarcado en el Wolf


Este avión después de ser izado a bordo, fue desmantelado, y luego escondido en la cubierta debajo de una lona, pero ocurrió un desastre cuando se hicieron disparos de prueba con las armas instaladas en el “Wolf”, la explosión aplasto las alas del hidroavión, lo que obligó a la tripulación a enviarlas a un taller local para una reparación de emergencia.
 


Cuando estas alas regresaron a bordo del corsario, para seguridad fueron almacenadas en la bodega N° 4, mientras que el cuerpo de este hidroavión fue estibado en la cubierta en el sector de popa, en una caja construida especialmente para este fin.

Los pilotos del hidroavión
 
 
Por el Cabo de Buena Esperanza
El 27 de enero el “Wolf” se encontraba más al sur del Cabo Buena Esperanza, que casi se topo con un convoy escoltado por un crucero mercante armado, pero luego cambio de curso para evitar la detección.
Algunas de sus minas estaban ahora instaladas en el Cabo, después siguió hacia el noreste, y a mediados de febrero fueron sembradas más minas tanto en Bombay como en Colombo.
El “Wolf” ahora se instala hacia el sur, de modo que puede ubicarse en la ruta tomada por los buques que navegan desde Sudáfrica a la India, y otros barcos que toman la ruta desde el Mar Rojo, hacia las Indias Orientales Holandesas.
En la mañana del 27 de febrero 1917 una nave británica de más de 5.000 toneladas fue avistada, un disparo por la proa pronto convenció a su capitán a parar.
 

 
Inicialmente como “Gutenfels”, había sido propiedad de la línea Hansa, que también era dueña del “Wolf”, pero en 1914 había sido internado en Port Said, a continuación, en 1915 los británicos deciden ponerlo en servicio, y renombrado “Polavon”, luego en 1916 fue convertido en un barco cisterna, dándole un nuevo nombre pasando a llamarse “Turritella” y ser operada por la Anglo Saxon Petroleum Company Ltd., en nombre de la Royal Navy.

Turrintella a un costado del Wolf
 

Una tripulación de presa, un cañón de y 5.2cm, además de 25 minas fueron colocadas a bordo, y se ordenó fuera a la zona cercana a Adén, pero ahora bajo otro nombre, SMS “Iltis”.
El capitán británico indicó que el HMS “Newcastle” estaba merodeando en la zona, por lo que se ordeno al hidroavión salir en vuelo. El FF.33e, era bastante lento, una velocidad máxima de 119 kilómetros por hora, y para subir a unos 5.000 pies tomaba media hora.
Pero todo parecía estar bien, no hay señales de HMS “Newcastle”, pero con mucho cuidado, y para asegurarse de que no ser tomado por sorpresa por el crucero británico, el capitán ordenó al hidroavión comprobar de nuevo el océano circundante. 

HMS Newcastle

Por suerte para el capitán Nerger, el buque de la Royal Navy no se encontraba en las cercanías, pero fueron vistos dos barcos mercantes, que resultaron estar fuera de la capacidad del “Wolf” para alcanzarlos, pero también era prudente no alertar a los buques de guerra británicos sobre el paradero de un corsario alemán armado vagando en el Océano Índico.

Tubo lanzatorpedos del Wolf
 
El curso ahora es hacia Australia, y el 1 de marzo los puestos de vigías del “Wolf” informan de un buque mercante en el distante paisaje marino, el “Wolfchen” fue izado fuera del buque a uno de sus costados, y para mitigar cualquier explosión del armamento principal, su piloto despegó para investigar, rodeó este buque, que resultó ser el británico “Jumna” de 4.152 toneladas.
El disparo de advertencia habitual tuvo un abrupto final, ya que por un error a bordo del “Wolf”, el cañón de babor había sido prematuramente disparado antes de ser direccionado al mar, y en cubierta, cinco marineros fueron alcanzados, muriendo todos ellos como resultado de este trágico accidente.
Todo lo adecuado de las bodegas del “Jumna” fue retirado, antes de hundirlo el 4 de marzo.
Mientras tanto el SMS “Iltis”, fuera de Adén, donde puso minas durante la noche del 4 al 5 de marzo, se encontró con la corbeta británica HMS “Odin” y el crucero HMS "Fox", así que el SMS “Ilitis” fue hundido para evitar que regresara de nuevo a la propiedad y el control británico.

Crucero HMS Fox
HMS Odin
 
El “Wolf”, en la tarde del 11 de marzo, mientras se abastecía al este de las Islas Seychelles, avisto humo en el horizonte hasta donde fue el “Wolfchen” para investigar, regresando con la noticia de que había avistado un buque mercante. El hidroavión fue izada a bordo, y el “Wolf” salió en su persecución, finalmente el “Wordsworth” de 3.509 toneladas con una carga completa de arroz fue superado y se detuvo, algo de su carga fue recuperada y luego, una combinación de cargas explosivas y la apertura de sus válvulas de las sentinas enviaron a la nave al fondo del Océano Índico.
El hidroavión “Wolfchen” ya había realizado 14 vuelos en diferentes partes del mundo. Fue izado a bordo, se separaron sus alas y fue almacenado en la bodega 4.

Al noreste de Nueva Zelanda, el 23 de mayo, el hidroavión se volvió a montar, pero después de 4 vuelos resultó ser completamente estéril, no se encontró ni una sola potencial víctima. 
Cuatro días más tarde, Nerger ancla al “Wolf” en la Sunday Island para realizar un mantenimiento a la caldera. El 2 de junio es avistado un humo en el horizonte, es enviado el “Wolfchen” a investigar, ya que Nerger necesitaba saber si este humo anunciaba la presencia de un buque de guerra, o era un “PRIZE” (premio) potencial para él.
Este humo transforma en el buque carguero “Wairuna” de 3.947 toneladas, cargado con queso,  leche y carne, un almacén flotante virtual, pero aún mejor, llevaba 1.200 toneladas de carbón.
Con esta nueva captura se embarcó de vuelta a la isla Sunday donde los dos barcos anclaron, el carbón y la mercadería pronto fueron transferidas del “Wairuna” al “Wolf”. El 16 de junio los dos barcos levan ​​anclas y navegaban en compañía, dejando la isla. El “Wolfchen” despega a un reconocimiento, encontrando en su camino al “Winslow”, una goleta de 4 palos (mástiles), de 567 toneladas de registro bruto, y le ordena dirigirse hacia el “Wolf”.



Al día siguiente, el “Wairuna” no teniendo ningún valor para el Corsario fue echado a pique, y luego el “Winslow” fue limpiado de todas las provisiones o cualquier otra cosa de utilidad para el “Wolf”, y el día 22 de junio, se queda a la deriva ardiendo como un casco viejo en el Océano Pacífico.
El 25 y 26 de junio instala minas entre King Island y North Island en Nueva Zelanda, y también en el estrecho de Cook, que separa las islas del Norte y del Sur de Nueva Zelanda. El “Wolf” después navega a la costa sur de Australia, instala otras minas en la isla de Gabo. El 3 de julio, casi se encuentra con el HMS “Encounter”, obligando al “Wolf  a cesar en su operación de colocación de minas, y buscar la seguridad en mar abierto.

HMS Encounter
 
El 15 de julio el “Wolf” intercepta  al “Encore”, una barca de 4 mástiles y de 651 toneladas, 51 días después de haber zarpado para Sydney desde el río Columbia con una carga de pino Oregón, su carga fue rociada con aceite y luego prendieron fuego.
Pero el “Wolf” estaba ahora peligrosamente bajo en carbón, y la escasez de alimentos era también un problema, con cerca de 200 prisioneros a bordo de los barcos capturados, la alimentación de su propia tripulación, añadidas a la situación que enfrentaba el capitán Nerger con la escasez de carbón.

Sin embargo, el alivio que parecía estar a la mano, el personal de la radio a bordo del “Wolf”, el 28 de julio intercepta un mensaje de texto claro que indicaba que el buque “Burns Philip” ex “Sydney”
llegaría a Rabaul el 6 de agosto, y más importante aún, parte de su carga incluía 500 toneladas de carbón de Westport.
A las 19:45 p.m de ese mismo día, el hidroavión encontró al “Matunga”  de 1.611 toneladas y el “Wolf” debidamente informado, acecho a este barco mercante durante toda la noche. A las 07:00 a.m de la mañana siguiente, el “Wolfchen” fue enviado a sobrevolar el área encontrándose al poco tiempo con el “Matunga”, obligándolo a detenerse.

 
El Capitán Donaldson del “Matunga” fue el más sorprendido cuando el oficial alemán jefe del grupo de abordaje, le preguntó acerca de las 500 toneladas de carbón que se encontraba entre la carga que su barco transportaba. También en el manifiesto de carga, fue incluido el suministro de bebidas alcohólicas mensuales para las personas de Rabaul, un buen botín para la tripulación del “Wolf”, pero al enterarse de la suerte que había caído sobre su precioso grog (bebida alcohólica), la población de Rabaul no se impresionó.

Con guerra o sin ella, una cosa que les ayudó a sobrevivir, fue la llegada en forma regular de sus suministros de alcohol, esto ahora se les niega, y lo que es peor aún, su suministro normal que llegaba en un barco desde Australia a Rabaul ya no existía, que había caído presa de un horrible Buque Mercante Armado alemán.
El “Wolf” en compañía de su cautivo viajan durante una semana,, para después recalar en el puerto de la muy remota isla de Waigeo, pero a pocos kilómetros al sur de la línea ecuatorial.  Más de 12 días pasan en la isla Waigeo, para permitir el mantenimiento de las calderas y motores del “Wolf”, su parte inferior después de tanto tiempo en el mar debía ser raspado y limpiado.
El carbón y los alimentos fueron trasladados al “Wolf”, después ambas naves levaron anclas y navegaron juntos, el “Matunga” pronto fue echado a pique a unos pocos kilómetros en el mar frente a la costa de Nueva Guinea, y el  “Wolf”, navego por el mar de Java en dirección a Singapur.
Allí, durante la noche del 2 al 3 de septiembre, se sembraron las últimas 100 minas, navegando por el estrecho de Lombok hasta el Océano Índico, colocando la proa en un curso, que, por fin, los llevaría a casa a Alemania.

Estrecho de Lombok


El 26 de septiembre, el hidroavión se volvió a ensamblar, izado a un costado del buque, se puso en marcha, para rebotar lentamente a través de las olas, tratando de ganar velocidad de vuelo, lo que al fin logro elevándose hacia el cielo.
Al cabo de una hora, el hidroavión había regresado a la nave con la noticia de un gran mercante en las proximidades de las Islas Maldivas. El carguero japonés “Hitachi Maru” de 6.557 toneladas finalmente apareció a la vista, ignorando los disparos de advertencia del “Wolf”, y la orden de "parar de inmediato."


Hitachi Maru


Se observó un arma montada en la popa del barco japonés que estaba preparada para la acción, por lo que “Wolf” abrió fuego rápidamente, cuatro salvas chocaron contra su presa, matando a 14 de sus marineros e hiriendo a otros 6 más. Esto provocó la respuesta requerida, y el “Hitachi Maru” se detiene rápidamente, un grupo de abordaje descubrió que estaba cargado con seda, cobre y provisiones, y que un número de mujeres se encontraban entre la lista de pasajeros.

Prisioneros japoneses capturados del Hitachi Maru

prisioneros japoneses trasladados al "Wolf"



Una tripulación de presa fue puesta a bordo, y la mayor parte de su tripulación y de los pasajeros fueron llevados a bordo del “Wolf”.
Los dos barcos navegan juntos hasta el 6 de noviembre, entonces el capitán Nerger decide hundir este barco japonés, y el “Wolf” parte solo.

Cañón de popa del "Hitachi Maru"
 
Antes de este tiempo, el hidroavión que había demostrado ser tan útil para explorar por delante en el área general que rodea “Wolf”, fue declarado fuera de servicio, se hacen todos los intentos por reparar el daño del ala con material tomado del “Matunga”, pero el hidroavión se declaró no estar en condiciones de aeronavegabilidad, y se desarmo estibándose bajo cubierta.
 
El 10 de noviembre, el buque español "Igotz Mendi" fue avistado y capturado, supuestamente neutral, llevaba 5.000 toneladas de carbón, irónicamente para la Royal Navy, por lo tanto el capitán del “Wolf” no tuvo reparos en poner una tripulación de presa a bordo, y navegar con ella a la Isla Coco . Colocándose a un costado del español, se transfirieron 1.000 toneladas de carbón al “Wolf”.

Igotz Mendi



Una vez más el “Wolfchen” fue retirado de la bodega y vuelto a montar, esta vez, se utilizó la seda del hundido japonés “Hitachi Maru”, para renovar totalmente cubierta del avión, a continuación, se llevaron a cabo dos vuelos de reconocimiento, pero, en la tercer vuelo eran evidentes grandes agujeros en la cubierta de seda, de nuevo, el hidroavión se sacó aparte y estibado a continuación en la bodega N º 4.
Mostrando paciencia infinita, la tripulación de aire, una vez más aborda el problema, esta vez combinan la pintura de cubierta con laca. Por fin el éxito y una vez más el “Wolfchen” fue enviado a las alturas.

Marinos españoles del "Igotz Mendi" en el "Wolf"
Tanto el “Wolf” como el “Igotz Mendi” se pintaron de gris, doblaron el Cabo de Buena Esperanza y procedieron a cruzar a través del Atlántico Sur hacia la Ilha da Trinade.
El hidroavión voló nuevamente para garantizar que Trinade era un refugio alejado de los buques de guerra enemigos.
El “Wolf” y su prisionero español enfilaron lentamente su camino hacia el norte en el Atlántico. La última semana de enero reveló dos grandes barcos grises que se cruzan en su camino. Nerger pensó que eran barcos con tropas que llevaban refuerzos del ejército de Estados Unidos para el frente europeo. Llegó a la conclusión de que cerca debe haber una escolta naval, se mantuvo alejado, y su buena suerte continuó, ya que los dos barcos no intercambiaron ninguna señal, navegando inadvertido y sin ser molestado.
El “Wolf” con su presa español, a principios de febrero, había navegado lo suficientemente al norte y estar listo para correr por la costa noruega a la seguridad de un puerto alemán. El “Igotz Mendi”, ingresa a la costa de Noruega el 21 de febrero, y determina su curso a Kiel, sólo para encallar en una espesa niebla en Skagen, en la costa danesa a las 15:20 horas del día siguiente.

Recién encallado en Skagen, Dinamarca

Un buque de guerra danés rescata a toda la tripulación y los pasajeros, pero el barco se mantuvo firmemente encallado.

El  "Igotz Mendi"  un tiempo después fue remolcado a aguas mas profundas, y reparado en Dinamarca para posteriormente dirigirse de regreso a España, después de cargar carbón en Newcastle.  Llego a su puerto de origen, Bilbao, el 21 de junio de 1918, con toda su tripulacion completa.

En Skagen a la espera de la internación por parte del Cónsul Británico en Dinamarca





 
El regreso a casa
 
Después de 451 días, logra llegar de nuevo a su puerto de origen en Kiel en Alemania, el 24 de febrero de 1918 con 467 prisioneros de guerra a bordo, derrotando a la niebla y el hielo. Además llevó cantidades sustanciales de caucho, cobre, zinc, latón, seda, pulpa de coco, cacao, y otros materiales esenciales tomados de sus conquistas. El “Wolf”, sin el apoyo de ningún tipo, había hecho el viaje más largo de un buque de guerra durante la Primera Guerra Mundial. El capitán Nerger recibió la más alta condecoración alemana, “Pour le Mérite” (Orden al Merito de Prusia).
 


La población de Kiel acudió a los muelles para aclamar los logros del “Wolf”, muchos en el país habían perdido la esperanza que este Corsario hubiera logrado sobrevivir. Su llegada se consideraba algo así como un milagro, habían sobrevivido gracias a la eficiencia y la persistencia de su capitán y la tripulación.

 

La tripulación del “Wolfchen” insistió en volar su fiel hidroavión a la Estación Aérea Naval de Kiel, incluso después de una agotadora temporada de 15 meses en el mar, que todavía estaba en condiciones de aeronavegabilidad.
La lección aprendida de la utilización de una aeronave, en conjunto con un buque mercante armado fue repetida durante la Segunda Guerra Mundial.
El Kaiser le entrega a toda la tripulación del “Wolf” la Cruz de Hierro, y todos fueron a Berlín para marchar por las calles.
 



Por el resto de la guerra, el “Wolf” fue empleado en el Mar Báltico. Cuando la guerra terminó con la derrota final de Alemania, el “Wolf” fue cedido a Francia, el 05 de abril de 1919 en Brest, donde se desmonto para convertirlo en barco mercante con el nombre de “Wachtfels” y vendido en 1921 a la “Societe des Services Contractuels des Messageries Maritimes” donde fue modernizado y renombrado “Antinous. Este famoso corsario encontró su final en julio de 1931 en Savona, Italia, en un desguazadero de barcos.

SMS "Antinous"
 




 EL "WOLF EN CORTE"
 



 
 mapa del recorrido del "Wolf"
 

 



Fuentes:
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada